Archivo

Archive for the ‘Pediatria’ Category

Uso de antidiarreicos en niños

Antidiarreicos en niños

ES PELIGROSO USAR ANTIDIARREICOS PARA TRATAR ENFERMEDAD EN NIÑOS

Ante el incremento de las diarreas y los problemas estomacales en los niños, los padres de familia o tutores acostumbran recurrir al uso indiscriminado de antidiarreicos, con la equivocada idea de que con ello lograrán la mejoría de los pequeños de la casa, sin saber que en realidad el abuso de estos medicamentos puede resultar muy peligroso para su salud informó la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (Digemid).

“La diarrea infantil, aparece en forma repentina, generalmente como consecuencia de la descomposición de los alimentos generada por una inadecuada conservación y el incremento de las temperaturas durante el verano. Este proceso tiene una duración de aproximadamente dos o tres días y su tratamiento está dirigido principalmente a evitar la deshidratación a través del suministro de rehidratación oral y manteniendo una alimentación adecuada en base a una dieta blanda, por lo que no es necesario recurrir a antidiarreicos”, afirmó el especialista de la Digemid Aldo Álvarez Risco.

El experto explicó que en los casos de diarrea infantil no solo no es necesario el uso de antidiarreicos, sino que suministrarlo a infantes puede ser muy peligroso para su salud.

“Los medicamentos antidiarreicos detienen la destrucción de las bacterias o parásitos que han casado la diarrea a través de las heces, por lo cual se quedan en el organismo de los niños, favoreciendo su proliferación en el intestino grueso, retardando su eliminación natural. Una vez que pasa su efecto, la diarrea se reinicia con más fuerza, por lo que queda claro que este tipo de medicamentos no debe emplearse porque pueden empeorar y prolongar la enfermedad de nuestros engreídos”, enfatizó.

En tal sentido, indicó que lo más apropiado es proporcionar a los niños sales rehidratantes -que contienen sodio, potasio y cloruro-, gran cantidad de agua distribuida en pequeñas porciones a lo largo del día y evitar el consumo de alimentos sólidos, verduras y frutas que podrían acelerar el tránsito intestinal.

Efectos no deseados
Álvarez explicó que entre los efectos no deseados que produce el uso de antidiarreicos en los niños están el dolor y distención abdominal (hinchazón en la barriga generada por la acumulación de gases), boca seca como consecuencia de la deshidratación, náuseas, vómitos, estreñimiento, somnolencia, fatiga y mareos.

“En este caso se recomienda la hidratación con sueros orales hasta que pasen los síntomas. Si estos persisten, lo mejor es llevar al niño a un establecimiento de salud”, concluyó.

Precauciones
Para evitar que los engreídos de la casa sufran diarreas e infecciones estomacales, Álvarez señaló que debemos cuidar al detalle las medidas de aseo; para ello el constante lavado de manos es fundamental, lo propio ocurre con el lavado de los alimentos que se consumen crudos como las frutas y verduras, beber únicamente agua hervida o embotellada, lavar adecuadamente los utensilios de cocina, menaje y vajilla y conservar adecuadamente los alimentos cocidos, guardando aquellos que no se van a consumir luego de su cocción en el refrigerador para evitar su descomposición.

“Cuando estemos en la calle, evitemos que los niños ingieran comida, dulces, helados o golosinas que no han sido preparados en lugares de garantía, no agregar cubos de hielo a sus bebidas porque lo más probable es que se hayan preparado con agua cruda y evitar que toquen sus alimentos directamente con las manos. En lo posible, tanto dentro como fuera de la casa, debemos evitar que los niños gateen o se arrastren sobre suelos sucios y luego se lleven las manos u objetos a la boca”, concluyó.

Obtenido de: http://www.minsa.gob.pe/portada/prensa/mas_notas.asp?nota=9818

Anuncios

Antibioticos y Otitis Media Aguda

23 noviembre, 2010 Deja un comentario

 

LOS ANTIBIOTICOS SON UN ARMA DE DOBLE FILO PARA LAS INFECCIONES DEL OIDO EN LOS NIÑOS 

 

Un análisis reciente de investigaciones anteriores concluye que los antibióticos podrían ayudar a más niños con infecciones del oído a recuperarse rápidamente, aunque estos medicamentos también conllevan el riesgo de efectos secundarios.

Según el análisis, entre 4 y 10 por ciento de los niños experimenta efectos secundarios, como diarrea o sarpullido, por el uso de antibióticos.

“Si usted tiene cien niños sanos con infección aguda del oído, cerca de ochenta mejorarán simplemente con un analgésico y un antipirético de venta sin receta, pero si tratara los cien niños con antibióticos, curaría a 92 de ellos. Sin embargo, la cantidad de niños que se beneficiaría es similar a la cantidad de niños que experimentaría efectos secundarios, como diarrea y sarpullido”, explicó la Dra. Tumaini Coker, profesora asistente de pediatría del Hospital Infantil de Mattel y de la Facultad de medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles.

“Los padres necesitan sopesar realmente los riesgos y los beneficios del tratamiento si un niño tiene una infección del oído”, dijo.

Además de hallar que su receta temprana ofrece algo de beneficio para el tratamiento de las infecciones del oído, los investigadores también encontraron que los antibióticos más nuevos con nombre de marca no parecían ser más efectivos que los de siempre, entre ellos la amoxicilina, que tienen versiones genéricas y más económicas.

“Los padres necesitan tener en cuenta que cuando un niño adquiere una infección del oído, el tratamiento con antibióticos no siempre podría ser la mejor opción”, aseguró Coker, también investigadora de RAND Corporation, un instituto de investigación sin fines de lucro. “Además, para la mayoría de los niños sanos a los que se acaba de diagnosticar una infección del oído, no pudimos hallar evidencia de que los antibióticos más nuevos actuarán mejor que los más antiguos”.

La infección aguda del oído (otitis media) es la razón más común por la que los antibióticos se recetan a los niños de los Estados Unidos, según la información de respaldo del estudio. El costo promedio de una infección del oído es de $350 por niño, que le termina costando a todo el sistema de atención de la salud unos $2.8 mil millones al año.

La reseña actual, realizada por el Centro de Práctica Basada en Evidencias del Sur de California, examinó el diagnóstico, la gestión y los resultados de las infecciones del oído en 135 estudios realizados entre 1999 y 2010 sobre la otitis media aguda.

Coker aseguró que el propósito de los análisis era “proporcionar la mejor evidencia para la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), pues están revisando sus directrices para infecciones del oído de los niños”.

Los nuevos análisis también hallaron que cuando los médicos usaban un otoscopio para examinar el oído de un niño, las señales de inflamación y enrojecimiento de la membrana timpánica son medios precisos de diagnosticar una infección aguda del oído.

Además, la reseña confirmó lo que los médicos habían sospechado que sucedería con la introducción de la vacuna neumocócica conjugada (PCV7): se redujo la cantidad de infecciones con las bacterias que cubre la vacuna. Lamentablemente, aumentaron las infecciones del oído causadas por otras bacterias.

Ninguno de los estudios revisados examinó el daño potencial a largo plazo del uso de antibióticos, como la resistencia a los antibióticos, anotaron los investigadores.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 17 de noviembre de la Journal of the American Medical Association.

Los expertos anotaron que esta reseña, como muchas que analizan estudios ya publicados, tienen limitaciones inherentes.

“El problema con este tipo de reseñas es que la mayoría de los estudios son antiguos”, advirtió el Dr. Alejandro Hoberman, jefe de la división de pediatría académica general del Hospital Infantil de Pittsburgh. “Necesitamos mejores estudios con directrices más claras sobre inclusión diagnóstica sobre el uso de antibióticos”, agregó, y anotó que una investigación de este tipo ya se está realizando.

Hoberman, del comité para el desarrollo de nuevas directrices de la AAP, aseguró que habrá un nuevo enfoque para mejorar el diagnóstico de las infecciones del oído para que aquellos niños que puedan beneficiarse más del tratamiento sean los que reciban los antibióticos.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Tumaini R. Coker, assistant professor of pediatrics, Mattel Children’s Hospital and the David Geffen School of Medicine at the University of California at Los Angeles, and researcher, RAND, Santa Monica, Calif.; Alejandro Hoberman, M.D., chief, division of general academic pediatrics, and vice chair, clinical research, Children’s Hospital of Pittsburgh; Nov. 17, 2010, Journal of the American Medical Association

 

A %d blogueros les gusta esto: